Los Misterios del Odio - I

A los 76 años es casi lógico que una persona piense en abandonar este valle de
lágrimas y alegrías en cualquier instante; es lo más natural, y así me sucede. Lo que
me hace tal vez diferente es la claridad con que percibo que moriré espiritualmente
solo y en clara consciencia de que casi nadie me ama al momento de morir. Por el
contrario: tengo presente a aquellos que me odian y, sobre todo, descubro algo
incomprensible: nunca pude conocer a muchos de los que me odian.
A los que conozco bien y me odian les reprocho este error: jamás pudieron articular
en palabras ni dichas ni escritas las razones ni el motivo de su odio.  Nunca me
lanzaron a la cara su odio ni las razones de su odio. Me odiaron y me odian en un
silencio sordo de animal acosado, tal vez incapaz de entenderse a sí mismo;
equivocado o no, así siento yo su odio.
Ese silencio les condena a un odio eterno y me priva de una oportunidad de
destruirlo si se basa en un  prejuicio o un acto irracional. Parece que nunca se
preguntaron – la mayoría – “¿Por qué lo odio?”
Ese es el gran misterio que me hiere en esta coyuntura: habiendo abandonado toda
religión hace un lustro o dos, hoy mi interés estriba en entender (o tratar de
entender) los fenómenos y los entes que me rodean. Nunca me interesó salvar mi
alma. Me interesa hoy, de ser posible, el hacer de mi experiencia vital un algo
inteligible, nada más.
El odio de estas gentes hace casi inalcanzable esta ambición, pero tal vez estas
líneas les ayuden a decir por fin, en palabras dichas o escritas, por qué me odian.
Creo que tal intento será muy útil para ambos interlocutores.
Dado mi oficio, el periodismo practicado como la redacción de comentarios y
entrevistas descuidando la cosecha diaria de eventos y declaraciones, encuentro
lógico y natural el odio que alguna vez expresaron mis interlocutores antes
desconocidos como Marcelo Bascopé, cuyo mensaje no puede ser más claro ni
explícito:
   “From: "Marcelo Bioscope"
Subject: ¿humilde usted?
Date: Thursday, December 04, 2008 5:03 PM
¿Humilde usted?  Déjeme arrojar las más hediondas carcajadas al leer sus palabras.
Sí, me lo permito y, encima, me permito decírselo. La humildad se la lleva en el
pecho, dentro de la coraza indestructible de nuestros actos; nada digno es, creo yo,
andarse con fanfarronadas y mariconadas al declararse uno asimismo una persona
humilde. En fin, dicho lo que me propuse, no quiero despedirme sin antes hacerle
saber mi profundo deseo de que usted conserve esa humildad hasta su muerte.
Llévesela al otro mundo. quizás allá, se acepten tamaños egocentrismos y basuras
intelectualoides que no hacen más que grangrenar el alma de quienes a usted lo
leen.
Sinceramente,
Marcelo Bascopé.”
--
Lo leí dos veces y finalmente le contesté:
“¿Quién es usted? ¿De dónde sale?
“Por fin: ¿soy humilde, o no lo soy?
“Si sufre de carcajadas hediondas debe ser porque usted tiene cara de traste. La
solución es el suicidio. Péguese un tiro esta noche y verá cómo aparece todo fresco
mañana.
“Un cariñoso saludo.”
Esta anécdota tiene un complemento: durante la presentación de un libro suyo en
CBB agradeció Adolfo Cáceres a sus amigos presentes y me señaló con nombre y
apellido. El salto que dio este Bascopé al escuchar mi nombre le hizo caer de la
silla… y por ello me fue fácil preguntar quién era el caballero de bigote que sufrió
casi un síncope al escuchar que Cáceres mentaba al diablo.
Si bien este es un odio transparente y decantado, no por eso deja de serlo y debe
ser motivo de preocupación: es en estas mentes resfriadas donde maduran los odios
homicidas que alimentan la crónica roja.
Otro compatriota expresó la misma pasión con menos detalle pero con el mismo fin:
----- Original Message -----
From: <EMPANADAS@aol.com>
To: <rosmarin@MATZUVA.ORG.IL>
Sent: Monday, December 13, 2004 2:44 AM
Subject: Re: Artículo escrito por Arturo von Vacano
La Muerte de Bolivia
Arturo von Vacano >>
Articulo escrito por Arturo von Vacano.
El bovino de von Vacano es un loco, energúmeno, antisemita, antinorteamericano,
hipócrita de primera categoría a quién hice correr de la lista Llajta, no con poco
trabajo, hace dos o tres años. No me place verlo mencionado nuevamente, ni en
sombras ni de rebote. No me dejé impresionar por su curriculum.
El Panadero
--
Nunca pude descubrir la identidad de este mentiroso cobarde. Lo que dice de La
Llajta es exactamente lo contrario de la verdad: yo logré que la universidad que
acogía a ese grupo de idiotas dedicados a insultarse mutuamente la reemplazara
con lo que es hoy, un sitio donde se escoge música boliviana. Durante años, este
Panadero falsario estuvo difamándome como mejor pudo. Ni se le pasó por la mente
que traicionaba su bastardía al usar un pseudónimo. Sé que algunos de sus amigos
de La Llajta conocen su nombre y apellido y no pierdo la esperanza de que alguno
se dé el gusto de pasarme ese dato pero… ¿Qué le hizo odiarme durante más de
una década? ¿Por qué continúa oculto como un animal salvaje?   
Mi último ejemplo por hoy y en este plano es el profesional boliviano Luis Zavala,
dedicado en Alemania a escribir un mamotreto interminable sobre la corrupción
desde el año del Rey Perico.  Este es su bárbaro español:
---
From: Luis Zavala
To: avonvac@worldnet.att.net
Sent: Wednesday, July 26, 2006 1:21 PM
Subject: ¿Quién es Usted ?

Señor Von Vacano:

Veo que usted realmente es una personaje demasiado especial y tiene bastante  
sentido del humor negro inglés. Su forma de escribir también me parece muy
sarcástica y por momentos parecería ser que usted tiene  multiorgasmos cuando al
prójimo las cosas no le salen bien. Parece que las peripecias que tuvo que pasar
Alvarito [Garcia Linera] en los Estados Unidos le trajo mucha satisfacción.  

Usted es un caballero mayor de  80 años ? Cuántos años tiene usted y qué hace en
los Estados Unidos ? Usted le aconseja a Busch que vaya a tirar bombas a los niños
de Libano ?  Von Vacano no es acaso un apellido más bien de la aristocracia
alemana que ayudó a Hitler a exterminar a los judios y luego emigro y se refugió en
los Estasos Unidos ? Quién es usted ?
Usted lo conoció a Rudolf Hess ?
No se moleste querido amigo, simplemente pregunto quién es Usted.
Muchas gracias por las respuestas.
Lo saludo atentamente
Luis Zavala
--
No puedo dudar, pues, del poder letal de mi pluma: si un solo artículo mío
desenmascara a un imbécil como este ‘querido amigo’ mío, ¿qué milagros hubiera
cometido si la vendía yo a Evo, por ejemplo? Un error de este idiota fue darme pistas
suficientes para hallarlo en Alemania. Oportunamente publiqué su perfil andino junto
a sus mejores líneas, arriba anotadas. Como los otros, se ocultó entre las sombras
como rata almizclera y nunca más dio señales de vida.
Aunque desagradables, estos ejemplos de odio idiota pueden verse, con el paso de
los años, como lo que son: ejemplos tristes de la estupidez humana. Pero que
dolieron, dolieron, sobre todo por injustos.
Hay otros cuyo odio lastima más.
Su Opinión
Arturo
Sus Libros
Nuevos Textos
3/3/14