Su Opinión
Que SRZ libere a SRZ
Arturo
Sus Libros

El "cabildo" del viernes puede ser la oportunidad perfecta para que los bolivianos
que viven en SRZ liberen finalmente a sus compatriotas del matonaje que les oprime
y de los ricachos y sus compinches "cívicos" y políticos.
Si los ricachos han "invertido" cinco millones de dólares en una marcha anegada de
banderas y en unos cuantos cientos de gritones a sueldo, es indudable que la gran
mayoría de los bolivianos que asistirán a ese evento son empleados de los ricachos
que irán a desfilar y hacer bulto porque temen por sus empleos.
Ya es hora de que esas buenas gentes se acuerden de que son bolivianos, se
pongan los pantalones y hagan en ese día lo que debieron hacer hace muchos
años, acabar con los prejuicios raciales y las enormes diferencias sociales que
marcan a esa sociedad.
Todo Bolivia siente cariño por el pueblo de SRZ, sean cambas viejos o cambas
nuevos, es decir, collas, y conoce perfectamente las muchas virtudes de los
cruceños desde que SRZ es SRZ.
El atraso social que sufre SRZ frente al resto del país, ese resto que ha aprendido
ya a vivir en cierta paz a despecho de las diferencias raciales y económicas y que
anhela una Bolivia más justa para todos, es otra de las desgraciadas consecuencias
del feroz drama que es la historia de Bolivia, pero la idea de cercar a la ciudad o de
usar el ejército para neutralizar a un banda de apátridas con dinero es mala.
Mala, porque enfrenta a bolivianos con bolivianos y porque usaría el nuevo ejército
de Bolivia en tareas que se parecen mucho a las que lo convirtieron en un
instrumento ciego de represión, digno de las maldiciones de todo buen boliviano.
Desde la muerte del minero Coro en Sucre, el ejército ha logrado un milagro
silencioso que todos los bolivianos deberíamos celebrar con dos semanas de fiestas.
Ha dejado de ser un ejército represor y genocida para convertirse en una institución
respetuosa de la Constitución y un paciente espectador de los disparates que
cometen los civiles. Ese es un papel mil veces más digno que las tareas
tradicionales que hicieron su historia. No exagero si digo que este es un cambio de
enorme trascendencia y una esperanza esencial para el progreso del país.
Nadie debería permitir que el ruido que hacen los separatistas con la complicidad de
la prensa boliviana e internacional obligara a los soldados de la patria a cazar un
puñado de sediciosos bullangueros.
Porque SRZ es SRZ aunque tenga un millón de habitantes, todos saben en SRZ
quien es quien y qué hace cada quien. Todos saben en SRZ quien cobra 40 pesos
para hacer huelga de hambre o 500 pesos para apalear inocentes. Hace décadas
que los buenos cruceños, sean cambas o sean collas, vienen criticando y
denunciando a la Nazion Camba como un grupo anti-nacional y anti-democrático.  
Los demás, que son gente de paz y trabajo, apelaron a su paciencia y sufrieron, tal
vez, la ignorante certidumbre de que las cosas no cambiarían jamás en Bolivia.
Bueno. Están cambiando. Ya no es necesario que un hombre de 25 años se pase
las noches parado junto a un poste, cuidando la casa de  algún ricacho y sin ningún
futuro. Es hora de que se acuerde de que es un ser humano, no un animal como el
perro, y que nadie merece semejante vida. Es decir, es hora de que cambie sus
cuatro centavos por una esperanza y algo más que una esperanza: la mayoría de
los bolivianos anhela una Bolivia diferente y la desea en un ambiente de paz y
concordia, pero si todo ha de postergarse hasta el otro milenio, será necesario
recordar que no todo son gritos en una revolución.
La del 52 se hizo con sangre y sacrificio y lucha hasta que fue traicionada. Pero la
Bolivia que heredó esa Revolución, aun así traicionada, es muy diferente a la
hacienda de tres ricachones que era este país antes del 52.
Hoy no son tres, sino veinte, tal vez treinta. ¿Es necesario poner al país todo en pie
de guerra para atraparlos por el pescuezo y someterlos a la justicia, así sea a una
justicia tan defectuosa como la nuestra, o es que por fin los bolivianos de SRZ han
de poner las cosas en su lugar?
Hasta sus enemigos aceptan la realidad de que Evo no quiere muertos. ¿Quieren
muertos los bolivianos? ¿Cuáles bolivianos quieren muertos? Cada boliviano lo
sabe, y debe actuar siguiendo a su conciencia. En SRZ, deben actuar el viernes.
Y Evo de debe pedir públicamente a los bolivianos de SRZ, porque no es posible
usar al ejército contra un grupo de bribones, que pongan en su sitio a los
sediciosos, si fuera posible con fría calma y en civilizado orden, y pongan punto final
a una etapa de la historia social de SRZ que avergüenza a todos, cambas, collas y
hasta a cada ser humano con dos dedos de frente.
Que SRZ libere a SRZ. Que los bolivianos castiguen a esa prensa que les miente
cada día y sólo sirve de propaganda no muy bien pagada, que la castiguen al no
comprar esos diarios y al no leerlos, y que cada boliviano que desea una nueva
Bolivia deje de observar como extranjero tanto disparate y se pronuncie clara y
efectivamente no sólo a la hora de votar, sino cada día de los que le resta vivir.
Si los "cívicos", los prefectos delincuentes y los ricachones ven, sienten y huelen el
rechazo de las mayorías nacionales, con ello bastará para evitarle nuevos días de
luto al país todo.
Que SRZ libere a SRZ y evite a Bolivia otro episodio de crimen y violencia como el
asesinato de Villarroel, como el de Marcelo y el de Espinal, cometidos todos por un
puñado de criminales sin rostro en servicio de bajas ambiciones.
Ahora es cuando, SRZ.
Nuevos Textos