¡Felicidades, El Diario!


Este 4/5/2013 cumple años El Diario, eterno cómplice de todo golpista militar,
todo cura fascista y todo masacrador, uniformado o no. Para agregar mi voz a las
de quienes se ven forzados a notar este lamentable evento, he querido copiar
páginas de mi ‘Memoria del Vacío’ (¡90.000 lectores en NoticiasBolivianas.com!)
sobre un homenaje muy especial que me hiciera ‘El Decano’ al robarme con
puntos, comas y mi firma el artículo que once años antes forzara a Banzer a
meterme en una de sus celdas. Lo publicó en su página editorial con todos los
honores debidos para atacar a Siles Suazo. Este robo descarado es el único
caso a nivel mundial en que un periodista sufre semejante atropello.

17 Un episodio inédito

Me divierte la travesura de prestarme un vocablo que nuestro dictador más sanguinario
del siglo anterior, el Gral. Luis García Meza, quiso hacer popular al calificar con esta voz
el evento político que le ha puesto en nuestros libros de historia.
Este “inédito” aplicado al asesinato en masa no resulta muy original en verdad, porque si
de algo estamos cansados los andinos mediterráneos es de golpes militares y de
almirantes… Se aplica sin embargo, y viene como anillo al dedo, al homenaje muy
singular que mereciera sin desearlo mi columna de prensa “La Verdadera Causa de la
Escasez”, la que, a despecho de sus defectos e improvisaciones, mereció el honor de
ser publicada dos veces, la segunda once años después de la primera.
Aunque no gané un centavo con ninguna de las publicaciones, debo decir que estoy
contento de que se hubiera publicado por segunda vez porque considero que ese fue un
homenaje en verdad “inédito” a mis cualidades de periodista, mis habilidades de
redactor, mi visión de observador político y etc. etc. No creo que haya en el Continente –
qué digo, en el mundo todo - otro periodista que haya sido objeto de un homenaje
parecido.
Si tuviera otro lector, hoy me encantaría presentarle ambas versiones idénticas para
hacerle ver el valor inusitado que cada una de mis palabras tuvo en ambos momentos.
Están en mi archivo. No pudiendo darme ese gusto porque escribo para uno solo, anoto
sin más ditirambos ni babosidades la copia exacta de un cable enviado por la embajada
de Bolivia en Washington a La Paz, cable que dice así:   

TT GA 3552326++
440049 EMBO UI
04 12 1153
2326 SCIPRES RV
GA

WASHINGTON D.C. ABRIL 12, 1985

M MININFORMACIONES
PRO:DR. MARIO RUEDA PENA
LA PAZ BOLIVIA

027/85. — DON ARTURO VON VACANO NOS HA ENTREGADO EL SIGUIENTE
MENSAJE, AGRADECIENDO SEA DIFUNDIDO EN MEDIOS COMUNICACION ESA.

‘‘DENUNCIO CON INDIGNACION Y ESTUPOR EL BURDO ABUSO COMETIDO POR
EL MATUTINO ‘‘EL DIARIO’’ EL DIA 26 DE MARZO PASADO AL PUBLICAR
CON LA FIRMA DE ARTURO VON VACANO UN ARTICULO TITULADO ‘‘LA
VERDADERA CAUSA DE LA ESCASEZ’’ CON EL FIN DE ENGANAR A LA OPINION
PUBLICA, DEJÁNDOLE CREER QUE SIRVO DE ESTA MANERA AL GENERAL
HUGO BANZER.

‘‘ESE ARTICULO ES UNA COPIA LITERAL — CON EL MISMO TITULO, EL MISMO
TEXTO, PALABRA POR PALABRA — DEL ARTICULO TITULADO ‘‘LA VERDADERA
CAUSA DE LA ESCASEZ’’ Y PUBLICADO EN “ULTIMA HORA” EL 22 DE ENERO
DE 1974, DURANTE LOS MAS NEGROS DIAS DE LA DICTADURA DE BANZER,
PARA CRITICAR EL CONTRABANDO Y LOS ABUSOS COMETIDOS POR AQUELLOS
MILITARES QUE SIRVIERON AL DICTADOR. ESE ES EL ARTICULO QUE LLE¬VO AL
REGIMEN DE BANZER A ORDENAR MI ARRESTO EL DIA 23 DE ENERO
DE 1974 Y MI POSTERIOR EXILIO AL PERU.

‘‘ESTE ABUSO QUE ES CAUSA DE VERGUENZA PARA LA PRENSA NACIONAL
DEMUESTRA LA ETICA DEL PERIODISMO PRACTICADO POR ‘‘EL DIARIO’’
Y LA ESTATURA MORAL DE LOS POLITICOS QUE SIRVEN A BANZER ME¬DIANTE SUS
COLUMNAS.

‘‘POR ESTA DENUNCIA INFORMO A LA OPINION PUBLICA QUE LLEGUE A
ESTADOS UNIDOS EL DIA 17 DE AGOSTO DE 1980, ELUDIENDO A LOS
ASESINOS DEL GENERAL LUIS GARCIA MESA, CONTINUADOR DE BANZER.
ATENTAMENTE, ARTURO VON VACANO. C.I. 206349’’. END.        

COMO RECIBIERON PLS?

         La prensa boliviana acogió el cable con seriedad fingida y lo comentó con picardía
apenas disfrazada. Una de las notas, la del accidental director de Ultima Hora (vespertino
que publicara la columna original) es notable por su zalamería, hipocresía y lo que
llamamos por allá “estilo cholo”. También es parte de mis archivos, por supuesto.  
         El Diario, viejo órgano oligarca cuya historia es apestosa como queso danés y muy
triste, se distingue por escribir y haber escrito casi siempre un español también “inédito”
para llenar sus páginas. Ha usado bien ese lenguaje, sin embargo, para justificar casi
todos los crímenes y lanzar de bolea todas las bajezas que pueda imaginarse.
         Sobrevive a su sucia trayectoria porque tiene una sección de avisos económicos
completa y porque mis compatriotas, tan flojos como los habitantes de cualquier otro
valle, han permitido que el tiempo reemplazara la voz “periódico” por la de “diario” y se
dan miles de patronas que ordenan cada mañana a miles de fámulas que compren un
periódico diciéndoles “Chola, andá a comprar el diario”, salvando así el resuello de ese
despreciable pasquín.
         La astucia mestiza de sus editores no puede dejar de ponderarse, sin embargo:
sabedores de que yo, como diría El Diario en sus páginas, “me hallaba desaparecido”
durante una década, usaron esa columna, la más importante de mi vida, para darle un
pellizco al gobierno democrático que ese matutino odiaba y aplicar una bofetada a mi
“ausente presencia”.
         Antes de continuar escribiendo en un idioma casi igual al que usa el matutino de
marras, deberé intentar una descripción breve del castellano en que El Diario ha venido
a derivar.
         Hace 500 años que las gentes que han dominado mi nato lar han tratado de borrar
del mapa al ocupante más antiguo de esos horizontes, el indio. Sólo menciono el hecho
porque las ocasiones que lo evidencian hacen una historia nacional que comienza antes
del Inca. Mi sospecha es que los herederos del famoso Tecumseh Sherman* llegarán en
su día para repetir allá lo que este excelente general hiciera aquí durante la Guerra de
Secesión y los años siguientes. La verdad es que un genocidio de esas proporciones
(¿tres, cuatro millones allá, para no olvidar a nadie?) necesitará realmente de
profesionales de gran prestigio, y no puede confiarse a improvisados del uniforme que
todo lo dejan a medias; se hará con el pretexto de la guerra contra las drogas.
 El caso es que nuestros indios han sobrevivido a todos los esfuerzos extranjeros por
aniquilarlos; lo lograron gracias a dos o tres instituciones milenarias y un aguante que,
en mi ignorancia confesa de ese holocausto andino, no puedo calificar porque no
conozco el adjetivo apropiado.
 Es tan vigente la presencia del indio en nuestra vida cotidiana que su sangre late muy
fuerte en muchos más mestizos disfrazados de blancos de lo que quisiéramos confesar.
Mi nariz, una patata digna de mención honrosa en cualquier concurso para tubérculos
similares, certifica de modo indiscutible la presencia en mi sangre de mis abuelos indios.
Yo puedo decirlo porque no tengo intereses creados, porque soy un demócrata de pura
cepa y porque no quiero ser embajador ni nada de nada. Otros, que buscan prebendas,
cuidan más o disfrazan mejor sus ancestros.
 El hecho es que el indio está en todas partes, en muchas de nuestras costumbres, en
nuestras tradiciones y en un número increíble de cabezas que piensan con idiosincrasia
india y, aunque no hablen una palabra de los idiomas nativos, hablan y escriben un
español que es en verdad aymará o quechua disfrazado de castellano.
 Pregunta la patrona: “¿No has almorzado, Sabasta?”
 Contesta la empleada: “Si”.
 Pregunta la patrona:” Si… ¿Qué?”
 Contesta la fámula: “Si, no he almorzado.”
Esta dualidad magnífica permitió a un emprendedor tecnócrata local la invención, usando
su computadora y los tres idiomas mencionados, de un sistema de traducción muy
popular que no usa nadie… Como se ve, una vez que uno coge el virus… y permite la
existencia de modismos tan elegantes como “Opino de que va llover”, “¡Este mi golpe
militar ha sido inédito, carajo!”, “Se encuentra desaparecido”, y otros que satisfacen en
El Diario la necesidad de todo político de decir una cosa y lo contrario, de ser posible, en
el mismo suspiro.
 Por ello es que me permito sugerir a legos y lingüistas que se atrevan a visitar La Paz
una gira larga e interesada por las páginas de El Diario. La digestión de una de sus
ediciones, aunque no es para todos, será siempre una experiencia “inédita” del alma del
mestizo andino, siempre en conflicto consigo mismo.

*Sherman, William Tecumseh (1820-1891), General de los Estados Unidos (el Norte)
durante la Guerra Civil cuyo exitosa campaña en Georgia
dividió a la Confederación (el Sur) en dos e hizo una
importante contribución a la victoria de la Unión.
En 1864 Sherman capturó Atlanta, Georgia, y marchó
hasta Savannah, Georgia, sobre la costa del Atlántico,
devastando el territorio y aislando al gobierno
Confederado en Richmond, Virginia, de los estados sureños occidentales.
Sherman avanzó luego hasta reunir sus tropas con las del General Ulysses S. Grant
contra las fuerzas sureñas que defendían Richmond.
Las tropas del Sur se rindieron ante Sherman el 17 de Abril de1865.
Después de la guerra, Sherman fue comandante del ejército de Estados Unidos.
En esa función ejecutó el genocidio que inmortaliza
el poema de Robert Penn Warren, "El Jefe José de los Nez Perce".

(Tengo fotografías del mismo artículo en Ultima Hora y en El Diario hechas por
mi primo y amigo, Freddy Alborta).
Su Opinión
Arturo
Sus Libros
Nuevos Textos
SIGUE