--Despierta, teste.
--Eh? Ah? Oh?
--Despierta, digo.
--¿Qué dices, teste?
--Algo sucede…. Algo ha cambiado… No puedo discernir… ¡Despierta, despierta,
teste!
--Ya estoy despierto, ya.  ¿Qué te pica?
--No sientes como… ¡El nacimiento del mundo!
--Chis…No será para tanto…
--¿Cómo que no? ¿Es que sabías que somos dos?
--No sabía ni que soy uno.
--Pues mira tú: somos dos, ¡y hablamos!
--Con perdón de ustedes…
--¿Qué dices, teste?
--Nada. No he dicho nada.
--¿A quién pides perdón?
--No digo nada ni pido nada. Me basta y sobra con descubrirme. Me quedaría mudo
del susto si pudiera, pero no puedo. Eso es lo nuevo. Digo, si no empiezo con un
equívoco…
--Ah, ¿ya lo sientes?
--Sentirlo, no. Pero he aquí que hablo… ¡Qué joder!
--Pero… ¿Estás loco? ¿Cómo puedes decir semejante majadería? Eres e l primer
teste en este universo que comienza a hablar, ¿y sólo puedes decir eso?
--¿Qué?
--¡Qué joder!
--Es lo que acabo de decir… Concordamos.
--No, idiota. Yo sólo te repetía…
--Sí, pero concordamos…
--Pero… ¡Qué tal boludo!
--Es natural, dada nuestra…
--¡Cállate! ¡Si no puedes decir nada interesante, mejor cállate!
--Perdón. Si me permitieran…
--¿Quién anda allí?
--Nadie anda… Los dos colgamos.
--No escuchaste…
--Sí. Eras tú.
--No, teste, no. No fui yo. Yo…
--Pero, ¿quién más ha de ser? Somos dos, aquí. Siempre hemos sido dos, me lo
dicen mis genes. Y si no soy yo quien…
--Pues yo no fui. Será algo nuevo, pero sé lo         que digo. Yo hablo con gran
cuidado.
--Pues yo no abrí…
--Con perdón… Fui yo…
--¡Huá!
--¡Cruz diablo!
--
--¿Qué eres tú?
--No lo sé… Quisiera serlo, pero no soy igual a… A ustedes, eso es obvio. No sé qué
soy ni qué hago aquí… Pero hablo, tal vez no tan bien como ustedes, pero hablo.
Hablo desde hace dos minutos y seis segundos, como ustedes…
--…nunca visto. ¡Nunca visto!
--¿Qué dices, pequeño? Habla. Habla, que te escucho.
--Es que me deja mudo. ¿Un tercero?  ¡Imposible! Pienso que…
--Cállate tú ahora, para variar. Deja que hable él… Digo, si puede hablar es
porque… Digo, todo tiene su razón de ser… A ver: ven para acá, chiquitín, y larga tu
rollo… Dinos tu historia, digo.
-- Sólo recuerdo un golpe feroz. Algo así como el Big Bang, pero peor. Después,
dolor, oscuridad, temor. Luego silencio, la tibieza de este nido y la compañía de dos
hermanos mayores que siempre supe serían diferentes. Dolores, a menudo.
Hinchazón con cada tormenta de rayos y truenos…. Pero paz, casi siempre paz…
Hasta hace tres minutos. Soy, como se ve, otro huevo, pero menor. Bastante menor.
Y nunca, durante estos años de crecimiento lento pero constante, pude hacer como
ustedes hacen cuando se entusiasman, cuando él… Cuando él… Estalla en un grito
de placer.
--¿Entiendes lo que dice esta bolita?   
--No. Sólo entiendo que no debería estar aquí….  ¿Cómo vino, qué es, por qué
existe?
--Yo lo entiendo: habla de nuestros placeres.
--Eso digo, señor: granizadas de esperma…
--Cállate. ¿Quién eres para hablar de esos secretos?
--Sólo recuerdo, señor. Una visión de las veces en que…
--¡Cállate! Me sacas de mis… ¡Me hinchas!
--Pero déjalo. ¿Qué mal te hace? Nos ayuda, nos permite imaginar mejor…
Considerar mejor nuestra situación. Es una tercera visión del universo, y buena falta
que nos hace.
--Pero, ¿es que no entiendes lo que esto significa?
--No significa nada: despertamos, hablamos nosotros, habla él…Lo que es yo, me
paso esta situación por el… Como dije antes: ¡Qué joder! Estábamos mejor cuando
éramos mudos…
-- ¡Eres de tonto! Esto de que podemos hablar es un milagro, no menos que un
milagro… Pero este tercer… Nos hará un gran daño.
--¿Por qué? ¿Dime por qué? No te entiendo. Haces un problema de cualquier cosa.
¿A quién le importa…?
--Nos dirán los Tres Mosqueteros… Se matarán de risa cuando se enteren. Y a él…
A él, le irá peor…
-- No. Míralo. Es un cándido inocente. Incapaz de lanzar un espermatozoide... Uno
solo. No digamos trescientos mil como lo hacías tú… En tiempos mejores, claro. A
eso me refiero.
--No éste, tontín… El otro, el que servimos, ese. Ya lo veo: ‘Hola, Tripleta, ¿y cómo
van las esferas?’ Será el hazmerreír del mundo todo… Lo pagaremos de un modo u
otro, ya lo verás.
--Yo creo que nadie sabe que existe. Así, entre tú y yo, podemos decir que nunca
notamos su presencia. Es la verdad, además. Nos dio un gran susto hoy porque,
como nosotros, es imposible. Aquí sólo cabemos dos y siempre habremos dos, no
más. Este es un accidente…
--Tiene usted razón, señor.
--Un accidente amable y educado, además. Ni grita ni jode, como otros que….
--¿A quién te refieres?
--¿A quién ha de ser?
--Mira que te…
--Ah, ¿sí? A ver: inténtalo. Inténtalo, gran bol…
--Son iracundos, claro. Pierden el control… Así nacieron ustedes, señor. Les hierve
la sangre con gran facilidad…
--Y tú, engendro, ¿cómo naciste tú?
-- Ya lo decía… Un feroz golpe, un golpe furioso que abrió estas partes del… Del
cuerpo, y unos aullidos, unos chillidos inhumanos… Nada más recuerdo. Después,
años de crecer y crecer, crecer apenas, pero crecer. Hasta hoy. Más no puedo decir.
--Bueno, está bien. Quédate allí mismo y no abras la boca. Mira que este se pone
idiota al sólo escucharte…
--¿Quién se pone idiota?
--¿Quién ha de ser?
--¡No me enfurezcas! ¡No me enfurezcas!
--¡Calla, viejo chocho!
--¡Impotente!
--¡Mira quién habla! ¡Congelado!
--¡Mustio!
-- ¡Seco!
--¡Estéril!
-- Mejor sería que se calmaran, señor. Después de todo, ya van 75 años que andan
colgando juntos en este escroto, ¿verdad? Toda una vida. Y no es cosa de que…
--Es que este… este… Este…
--¿Y tú? ¿Y tú?  
--….un momento de silencio, y la paz volverá entre nosotros… Lo aseguro. Así fue
antes… Así fue…
-- Se ha dormido.
--No. Lo hace para ayudarnos, el tontín. Piensa que terminaremos estallando.
--Sí. Toma todo en serio.
--¿Qué haríamos tú y yo, si no anduviéramos de despelote en despelote?
-- ¿Te imaginas el aburrimiento?
-- ¿La noia?
-- ¿La desesperación?
-- Si fue para eso que nacimos…
--Para armar despelotes y traer nuevos idiotas al mundo…
--Y lo sabemos tan bien…
--Y lo hacíamos tan a gusto… ¿Cuántos habrán sido?
--¡Ufa!
--Yo digo que catorce.
--¡No! ¡Exageras!
--Cuando dormimos con la Balbina éramos niños todavía…
--Pero ya listos para…
--Este pobre hombre no sabía todavía cómo usarnos…
--La Balbina nos manejó como se maneja un cañón…
--¿Tan bien lo recuerdas?
--Claro pues: ¡Fue mi primer chisguetazo!
--¡Qué bárbaro!
--Mi primer chisguetazo, ¡y todo al aire! ¡Ah, Balbina diabla!
--¡Qué diablos fuimos!
--¡Fuimos y somos!
--¡Somos unos padres!
--¡Porque hacemos madres!
--¡Vivan los testes!
--¡Arriba los testes!
--¡Arriba! ¡Arriba!
SIGUE