Sabrá usted disculpar si mi discurso es en extremo cerebral; siendo quien soy y si
hablo de mí mismo, nada resulta más lógico, ¿cierto?
Ponga atención, pues. No me gusta repetir lo que digo. Casi todos creen que
entienden lo que hago o, desde ahora, lo que digo, pero no es así. Cuando de mí se
habla lo mejor es gozar de las ventajas de un cerebro privilegiado… En  cuanto a mí,
los lelos no llegan lejos.
Lo más  importante que debo decir, ya que puedo decirlo desde este momento, es que
se ha estudiado el cerebro desde que el bípedo hablador es tal; sólo desde hará dos
décadas es que algo se sabe sobre cómo funciona la maquina más fabulosa de la
creación, inspiración y modelo de una computadora tan poderosa que ni siquiera se
ha inventado hasta hoy.
Escuche, pues, y retenga lo que más pueda:
El cerebro es la parte más compleja del cuerpo humano. Este órgano de un kilo es
sede de la inteligencia, intérprete de los sentidos, iniciador del movimiento del cuerpo
y regulador de la conducta. Tendido en su caparazón óseo y bañado por un líquido
protector, el cerebro es la fuente de todas las cualidades que definen a la humanidad.
El cerebro es la joya de la corona del cuerpo humano.
Los científicos han aprendido más sobre el cerebro en los últimos 10 años que en
todos los siglos anteriores debido al ritmo acelerado de la investigación en las ciencias
neurológicas y del comportamiento y el desarrollo de nuevas técnicas de
investigación… O, por lo menos, eso dicen.         
El cerebro y el resto del sistema nervioso están compuestos de muchos tipos
diferentes de células, pero la unidad funcional primaria es la célula llamada neurona.
Todos los movimientos, pensamientos, recuerdos, sensaciones y sentimientos son
resultado de las señales que pasan entre las neuronas.
Las neuronas se componen de tres partes. El cuerpo de la celda contiene el núcleo,
donde se fabrica la mayoría de las moléculas que la neurona necesita para sobrevivir  
en su función. Las dendritas se extienden desde el cuerpo celular como las ramas de
un árbol para recibir mensajes de otras células nerviosas. Las señales pasan
entonces a partir de las dendritas a través del cuerpo de la célula y pueden
desplazarse lejos del cuerpo celular por un axón a otra neurona,  a una célula
muscular o a células de algún otro órgano.
La neurona suele estar rodeada de muchas células de apoyo. Algunos tipos de células
se envuelven alrededor del axón para formar una funda aislante. Esta funda puede
incluir una molécula de grasa llamada mielina, que proporciona aislamiento al axón y
ayuda a las señales nerviosas a viajar más rápido y más lejos. Los axones pueden ser
muy cortos, tal como los que llevan las señales de una célula en el córtex a otra celda
a una distancia menor que el grueso de un cabello. Otros axones pueden ser muy
largos, tales como los que transportan mensajes desde el cerebro hasta el extremo de
la médula espinal.
Ah, pero cuando el Diablo mete la cola:
Cuando el cerebro es sano funciona de forma rápida y automática. Pero cuando
ocurren problemas los efectos pueden ser devastadores. Unos 50 millones de
personas en USA - uno de cada cinco -  sufren de daños en el sistema nervioso.
Existen investigaciones sobre más de 600 enfermedades neurológicas.
Algunos de los principales tipos de trastornos incluyen las enfermedades
neurogenéticas como la enfermedad de Huntington y la distrofia muscular, los
trastornos del desarrollo como la parálisis cerebral,  las enfermedades degenerativas
de la vida adulta como la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer, las
enfermedades metabólicas como la enfermedad de Gaucher, los traumas (como los
daños de la médula espinal y las lesiones en la cabeza), los trastornos convulsivos
como la epilepsia, las enfermedades infecciosas como la demencia del SIDA y los
tumores cerebrales, las enfermedades cerebrovasculares como la demencia vascular
y el ataque cerebral. Un ataque cerebral sucede cuando se corta el flujo de la sangre
hacia alguna parte del cerebro. Si el flujo sanguíneo se suspende por algunos
segundos el cerebro no recibe oxígeno y las células cerebrales mueren causando un
daño permanente.

Cada hemisferio cerebral se puede dividir en secciones o lóbulos, cada uno de los
cuales se especializa en diferentes funciones. Para entender cada lóbulo y su
especialidad vamos a partir de los dos lóbulos frontales que se encuentran justo
detrás de la frente. Al planear un horario, imaginar el futuro o utilizar argumentos
razonados, estos dos lóbulos hacen gran parte del trabajo. Una de las formas en que
los lóbulos frontales parecen hacer estas cosas es actuar como almacenes a corto
plazo, lo que les permite almacenar una idea mientras se consideran otras ideas. En la
parte posterior de cada lóbulo frontal hay un área motor que ayuda a controlar los
movimientos voluntarios. Un lugar próximo en el lóbulo frontal izquierdo llamado área
de Broca permite que los pensamientos se transformen en palabras.
Cuando usted disfruta de una buena comida - del sabor, el aroma y la textura de los
alimentos - dos secciones detrás de los lóbulos frontales llamadas lóbulos parietales
ejecutan este trabajo. Las partes delanteras de estos lóbulos, justo detrás de las
áreas motoras, son las áreas sensoriales primarias. Estas áreas reciben información
acerca de la temperatura, el gusto, el tacto y el movimiento del resto del cuerpo. La
lectura y la aritmética son también funciones en el repertorio de cada lóbulo parietal.
Cuando se mira las palabras e imágenes de esta página, dos áreas en la parte
posterior del cerebro hacen este trabajo. Estos lóbulos, llamadas lóbulos occipitales,
dan imágenes del proceso de los ojos y vinculan esa información con las imágenes
almacenadas en la memoria. El daño a los lóbulos occipitales puede causar ceguera.
Los lóbulos temporales se encuentran frente a las áreas visuales y anidan en los
lóbulos parietales y frontales. Si usted aprecia sinfonías o música rock, su cerebro
responde mediante la actividad de estos lóbulos. En la parte superior de cada lóbulo
temporal hay un área responsable de recibir información de los oídos. La parte inferior
de cada lóbulo temporal juega un papel crucial en la formación y la recuperación de
los recuerdos, incluidos los relacionados con la música. Otras partes de este lóbulo
parecen integrar los recuerdos y sensaciones de sabor, sonido, vista y tacto.
La corteza cerebral que cubre la superficie del cerebro y el cerebelo es una capa viva
de tejido del grosor de dos o tres monedas. La mayor parte del procesamiento de la
información real en el cerebro tiene lugar en la corteza cerebral. Cuando la gente
habla de "materia gris" en el cerebro es que están hablando de esta delgada corteza.
La corteza es gris porque los nervios en esta área carecen del aislamiento que hace
que la mayoría de las otras partes del cerebro sean de color blanco. Los pliegues en
el cerebro se añaden a su superficie y por lo tanto aumentan la cantidad de la materia
gris y la cantidad de información que puede procesar.
No, si cuando yo hablo parezco catedrático.
SIGUE