Bush Negro vs. Bush Idiota

A pocos días de las elecciones que no cambiarán el emperador ni la política ni la
economía del Imperio que ya desfallece asoma otro signo malvado de la nefasta “Gran
Prensa” de Latinoamérica representada por sus diarios de circulación nacional: a
ninguno de esos titanes de papel dedicados a defender las oligarquías criollas se le
ocurre presentar una mínima oportunidad a sus lectores para expresar su opinión sobre
este tema, así fuera como una encuesta informal.
Bueno sería que todos los diarios del mundo preguntaran a sus lectores “¿Cuál
Presidente de USA le parece menos dañino?” y publicaran los resultados de tal encuesta.
Seria útil tanto para los lectores como para sus gobernantes. Serviría también a los
candidatos mismos en su absurda y bruta contienda. Y hasta podría provocar un mayor
interés en la persona – y, si existe, la personalidad – de cada competidor por el título de
“El Hombre más Poderoso del Mundo”.
Como no todo el mundo sabe, uno de ellos es el Bush Negro que hace cuatro años
significó las esperanzas del mundo por un ídem mejor. Fueron tan enormes y angustiadas
esas esperanzas que los ancianos idiotas que reparten el Nobel de la Paz le dieron esa
medalla sólo porque se atrevió a ser candidato y porque acabaría con la nefasta
trayectoria del Emperador que le antecedió, Bush el Loco. Fue un modo efectivo pero
exagerado de decirle ‘esta es nuestra opinión sobre tus gobernantes’.   
Hoy deberían reclamar una devolución urgente de esa lata y ese pergamino, pero como
lo son se hacen los suecos y entierran esa idiotez mayúscula bajo la indiferencia que
distingue a todo tontolín. (La verdad es que ya no debería haber Nobeles; cada año
están más desprestigiados).
En cuanto a la esperanza del mundo… Sólo es posible preguntarse cómo hace un
hombre para vivir con su conciencia después de haber hecho las promesas que hizo y de
haber engañado al mundo entero y no sólo a las víctimas de su raza en USA y a todas las
victimas de los poderosos del globo.
En lo que respecta a nuestra parte del mundo, bastará con recordar que Bush el Loco
parece un santo católico frente a las canalladas cometidas por Bush el Negro contra las
masas nacidas al sur del Rio Grande y contra millones de sus nietos – 14 – nacidos al
norte de ese hilo de sangre.
Una de varias fue la deportación de más de un millón de ‘ilegales’ entre gallos y
medianoche. Otra, la exportación de millones de armas para los narcotraficantes que han
convertido al norte de México en un infierno. Aún otra, la persecución de latinos, sobre
todo en los estados del Sur Profundo (el Golfo), que provocó un éxodo silencioso y
‘secreto’ en masa y redujo el ingreso de nuevos ‘ilegales’ al cero absoluto. Por fin,
olvidando varias agresiones similares pero menores, su ‘olvido’ de la promesa de abrir un
camino hacia la legalidad que pudiera reducir, aunque dentro de décadas, el actual
racismo furioso de los gringos. Este grupo (que sabe que será minoría pronto) se aterra
ante las evidencias de que desaparece como mayoría racial primero y como ‘raza’
después y odia a los latinos con el febril entusiasmo de todo desesperado.
Guantánamo, esa vergüenza de la Humanidad, continúa operando en condiciones peores
que las que dejara Bush el Loco: lo que en su tiempo fue accidente hoy es rutina. Varios
casos de tortura y uno que otro suicidio así lo demuestran. El juicio militar de seis
fanáticos responsables del Día de las Torres continúa a paso de tortuga pero será un
fracaso: opera y luce como un juicio Nazi aunque los gringos quieren usarlo para
demostrar su ‘civilización y democracia’ dejando una oportunidad de expresarse a los
acusados. La condena que tales cautivos lanzan contra sus captores tiene algo que les
hace simpáticos, su sinceridad y sencillez: “No se ahoguen en sus falsas lágrimas de
cocodrilo”, dijo a sus jueces Khalid Sheik Mohammed, sometido 493 veces a la tortura del
agua, “La sangre de ustedes no es de oro ni la nuestra es de agua; todos somos seres
humanos” (palabras del hombre que hizo posible el Día de las Torres).
Para sus hermanos de raza, Bush el Negro ha sido la desilusión más grande de sus
cuatro siglos de esclavitud, dos en cadenas y dos en miserias económicas difíciles de
imaginar: van a paso de cangrejo, lo que es un magro consuelo: son la minoría más
sufrida y empobrecida de la actual crisis. Martin Lutero King tiene su estatua en
Washington para consuelo de los idiotas, pero los negros como raza han perdido una
década y amenazan con perder dos en su ‘progreso’: la esclavitud parece aún un
insoportable peso sicológico y social, su enemistad hacia otros grupos es evidente a
cada paso y su desesperanza es agobiadora. ¿Volverá a arder Chicago?  
Esa carga sicológica fue tal vez la explicación del fracaso del Sr. Presidente durante el
primer debate que sostuvo contra Bush el Idiota, llamado Matt el Mormón. Simplemente
se calló la boca y no le dio la gana de discutir con el Idiota, con lo que perdió la gran
ventaja electoral de que gozaba hasta ese momento. Recuperó el habla y una cierta
agresividad durante el segundo debate, pero los 300 millones de norteamericanos
continúan divididos en mitades ante ambos contendientes: 47% - 48%, división que rige
también entre los votantes, la mitad de esos 300 millones, uno de los cuales soy yo: mi
voto decidirá la suerte del mundo, muéranse ustedes de envidia.
O no decidirá nada, y los hechos (no los Emperadores) decidirán el futuro porque la
situación global es tan álgida que bien puede decirse que lo que sucedió con el Bush
Negro – que cometió los mismos crímenes y errores de Bush el Loco pero a mayor escala
– sucederá también con Bush el Idiota si llega a suceder al Emperador negro. El Loco
mataba menos que el Negro: el Idiota matará más que ambos Emperadores, sobre todo
en el Tercer Mundo, donde los miserables son vistos no ya como sub-humanos sino
como animales: los gringos mataron un millón en Irak y provocaron la muerte de otro
millón en Afganistán, Pakistán y barrios aledaños. Bush el Loco firmaba una orden
especial para cada torturado y cada asesinado por la CIA; Bush el Negro ha convertido
tal uso en costumbre y los diarios del mundo han hecho pública su práctica de elegir
enemigos y sus familiares inocentes cada martes por la mañana y antes de lanzar drones
a diestra y siniestra.
Si los tres Bush tratan de refrenar sus instintos sanguinarios dentro de sus fronteras, se
desquitan con creces en países pobres y lejanos: Africa arde ya, Asia comienza con sus
chispas y Latinoamérica, mire usted, parece pasar por un buen momento que ojalá
dure... ‘Yo quiero un mar, un mar azul para Bolivia…”
La crisis económica mundial de 2008 debió haber signado el Fin del Imperio y un caos.  
La complicidad de europeos, japoneses y chinos – inversores, ellos – la transformó en
una hecatombe a cámara lenta y a ‘largo’ plazo: en vez de estallar en violencia inusitada
en 2008 estalla y estallará en violencia controlada durante ésta y la próxima década.
Tales eventos escapan ya a la influencia de cualquier individuo por poderoso que se
crea, lo que permite afirmar que tanto el Bush Negro como el Bush Idiota cometerán los
mismos errores y los mismos crímenes desde la Casa Blanca, gane quien gane: las fichas
están lanzadas y no es cosa del qué sino del cuándo.
¿Es necesario decir algo sobre el Bush Idiota? Tal vez no, pues ha fracasado ya. No sólo
cometió muchos errores inimaginables sino varios increíbles por idiotas justamente:
declaró que la mitad de los electores viven del estado y jamás cambiarán de actitud, por
lo que “no son realmente mi problema”, es decir: yo gobernaré con y para los ricos. Dijo
que había que hacer un infierno de la vida de los ‘ilegales’ hasta el punto en que
decidieran ‘auto-deportarse’. Afirmó que le encanta despedir a la gente y ponerla de
‘patitas en la calle’. Informó que su mujer tiene dos Cadillacs de lujo, un caballo de gran
lujo y un marido que ‘dispara disparates’.  Dijo que forzará a China a respetar USA así
fuera mediante una ‘corta guerra’… sugiriendo que las bombas A se han hecho para
usarlas de vez en cuando. Por supuesto, está decidido a empezar “su” guerra contra Irán
hoy mismo… ¿Qué posibilidades tiene de ganar las elecciones? Según mil encuestas, un
50% porque los norteamericanos “no votan con la cabeza sino con el corazón”. No
piensan sino que ‘sienten’ quien debe ganar. Obama ganará, creo yo, pero sin gloria y
con pena. La explicación: esta plutocracia ha alcanzado el álgido momento en que
comienza a destruirse a si misma al destruir el estado-nación que explotó durante 200
años.
Como dicen aquí: un 1 por ciento es dueño del 99 por ciento de la riqueza del país. En
consecuencia, el 30 por ciento de la población ha comenzado a comer sopa de piedras.
Un 60 por ciento ha perdido la mitad del valor de su casa (si tiene una) y de sus cosas y
dineros. Está perdiendo la otra mitad a velocidad sublime: tal vez termine de perderla en
Febrero/2013.
¿Quién es ese Uno por Ciento que posee el 99 por ciento de la riqueza de USA? Los
gringos, siempre metódicos, conocen a cada uno de ellos por su nombre y apellido y
pueden nombrar las 400 familias más ricas del país. No sólo eso. También pueden decir
cual es su poder: “De los 400 contribuyentes más ricos del país, 6 no pagaron ni un
centavo de impuestos en 2009, 27 pagaron menos del 10%. Ninguno pagó más de un
35%”, dijo el New York Times este domingo 12 de octubre de 2012.
Si los gringos fueran bolivianos, póngase por caso, esos 400 súper-ricos estarían
colgando de otros tantos postes en diferentes regiones del área. Si fueran rusos, ya
habrían reconocido a su Lenin y hasta a su Stalin. Si fueran chinos hubieran entregado
su suerte al bueno de Mao. Pero, como son gringos, han iniciado una cosa rara hecha de
hippies e idiotas llamada “Ocupen Wall Street”, una pequeña muchedumbre heroica que
marcha por allí sin mas objetivo que el de hacerse romper el cráneo por sacrificados
policías y sus garrotes. He allí la obra de las universidades en el país mejor educado del
mundo…

El país que es, hoy más que nunca, la mejor esperanza de la humanidad si es que
habremos de hallar un futuro positivo. (Diría Alemania, pero odio su idioma). Lo es, más
que nada, dada la ferocidad de sus enemigos (enemigos que, por ello, son nuestros) y la
mediocridad de sus amigos (con excepción de Alemania, diría yo, a pesar de que odio su
idioma).
El Talibán viene aquí a representar a todos los fanáticos religiosos a ultranza que matan
compatriotas, niños, niñas y viejas con generosidad enfermiza: para todos tienen plomo.
Al Qaeda es la misma cosa pero con pollera humilde. Su ferocidad es tal que hay
momentos en que justifican la intervención del Imperio en sus desafortunados países.
Tras ellos, pero no mucho más atrás, vienen los fanáticos sunnis, shiitas, estos y
aquellos, todos con firma musulmana.
Como todos los religiosos (miren a los católicos) los musulmanes son también humildes
en la derrota y la pobreza, bestiales y exagerados en la victoria y la riqueza. Si usted cree
que los gobernantes de Arabia Saudita son civilizados, cree también en Santa Claus. Lo
único que me gusta de esos árabes es que cortan la mano derecha de los ladrones: me
imagino árabe nuestro Occidente: ver una mano izquierda sería un milagro.
Recordemos que los musulmanes, muchos lobos disfrazados de ovejas, han invadido
Europa y USA: los turbantes se ven hoy por hoy hasta en los polos y cada chofer de taxi
anda con su alfombrita para orar con este o aquel pretexto. Todos los religiosos, claro,
proclaman su amor por la paz y por sus hermanos hombres hasta que tienen las armas
que necesitan para degollar a los que tienen otro dios. Entonces hacen historia porque
donde va Dios con Dios marcha Marte.
Sobre los chinos… ¿qué? Tienen una gran ventaja: su fanatismo es económico. Quieren
ser ricos como imaginan a los gringos ricos, y de Dios y otros temas similares no quieren
saber nada. Su apetito de riqueza y desenfreno (¿para qué ser rico si no se puede hacer
orgias?) es tal, que parecen máquinas. Los chinos son peores que los musulmanes en
cuanto a derechos humanos: han considerado siempre a sus enemigos como animales,
así fueran chinos sus enemigos. Pero los actuales son robots, piensan en nosotros como
si fuéramos marcianos disminuidos y sólo quieren hincharse en oro. Son la nueva imagen
de marabunta.
En un mundo tan agradable… ¿no resultan los gringos un tanto simpáticos con su hip-
hop, su Hollywood y sus teléfonos? Pues si. Parece que la Pax Americana podría ser
mejor que la Pax China o la del Islam. Los sauditas serán devorados por sus vecinos este
año o el próximo, de modo que no cuentan (ni miren a Jordania).
En Latinoamérica el fin del Imperio será el fin de la paz sin más ni más: el odio no tan
oculto entre vecinos será desenfrenado y todos nos pondremos a arreglar cuentas
grandes y pequeñas hasta dejar nuestro pobre continente en ruinas, imitando a
europeos y asiáticos de vieja cuna.
Tras este vuelo de pájaro sobre el mundo 2012… Obama el triunfador de Noviembre se
nos aparece como lo que es, un pobre hombre metido en una tempestad
político/económica furiosa que lo hará papilla. A diferencia de las anteriores, esta
tempestad amenaza con hacernos papilla también a muchos otros, de modo que lo mejor
que podemos hacer es lo que aconsejaba el Nazareno: haz paz con tu hermano y
prepárate para enfrentar a tu creador… aunque también él aparezca vencido y olvidado,
clavado en su madero por sus sacerdotes degenerados.
¿Quo Vadis, Domine?
10-22-2012
Su Opinión
Arturo
Sus Libros
Nuevos Textos