Jacobo y Bakovic

Suceda lo que suceda – y lo más probable es que un delincuente llamado Jacobo
Ostreicher saldrá libre entre gallos y medianoche no porque es inocente sino
porque es judío – Sean Penn visitó Bolivia no para criticar el sistema judicial
boliviano como la monstruosidad bárbara que es sino para ayudar a Jacobo:
cuando Ostreicher salga libre será otro caso de corrupción judicial de los miles que
manchan el mal nombre de Bolivia.
Libre Jacobo, todo volverá a la ‘normalidad’ judicial boliviana.
Hay compatriotas que usarán el caso para acusar al Presidente de corrupción. Esos
son los evones de siempre que creen que hacen historia dándole a la sin hueso
como viejas chismosas, esos que critican las evadas de Evo con sus propias
evadas.
Hay otros que agradecerán a los yanquis la milagrosa intervención de la CIA a favor
de un judío misterioso de sospechosos millones experto en poner cara de mártir.
Sólo algunos meditarán sobre el formidable poder que tiene este judío para mover
montañas en su favor: ¿cuántos norteamericanos pasaron años en las cárceles
bolivianas sin que nadie se acordara de ellos?
Como ciudadano adoptivo de USA,  yo sé que mi gobierno, el de USA, no movería
un dedo para ayudarme si fuera yo estúpido hasta caer en poder de los abogados
de mi patria natal. Lo sé porque así lo dice el sitio en el internet de la embajada de
USA en Bolivia.
¿Hay algo más que decir sobre Jacobo?
Tal vez no, pero hay mucho que reclamar al Presidente indio, cuya dictablanda se
está convirtiendo a paso militar en dictadura: Evo está usando contra los k’aras
variadas armas prohibidas que lo convierten en  enemigo mortal de la principal
minoría de la nación, los mestizos de cara blanca, los ‘educados’ ciegos que
traicionan su propia clase social y le ayudan a gobernar como la única burocracia
capaz de ‘hacer andar’ ministerios y otras canonjías mientras los indios sean tan
ignorantes como siempre han sido: el que hayan sido víctimas de un infierno racial
durante 200 años hace de ellos la mayoría más cavernícola de nación moderna
alguna… y esas verdades no pueden negarse aunque muchos, como el tonto que
escribe estas líneas, se hayan dejado seducir por su tragedia y por las hazañas de
Evo.
Desde que Evo ganó las elecciones que lo metieron en la Historia, este pobre iluso
viene reclamando en artículos publicados e ignorados un esfuerzo por cambiar,
alterar, mejorar la Justicia boliviana, un intento serio de convertir un país entero
poblado por victimas de jueces, abogados y tinterillos (dadme un abogado honesto
y moveré el mundo) que han perdido toda esperanza de justicia en una semblanza
medio bruta de nación civilizada. Donde no hay Ley hay barbarie, y el signo menor
de esa barbarie es el crimen organizado contra la población general e inocente.
Cuando la Embajada telefoneó a Evo para hacerle el favor de prevenirle sobre lo
que se venía con el judío misterioso, Evo se hizo el indio: ‘no se oye nada, míster’,
dijo. Pero la CIA y Penn le forzaron a lavarse las orejas.
Tal vez ahora, cuando miles de presos amenazan con quemar las cárceles,
(horrendos sumideros indignos de chanchos, no de hombres), podamos hacer un
esfuerzo y escuchar a los perseguidos que son inocentes, a los torturados que
nada cometieron,  a los que tuvieron que vender hasta la camisa para ‘liberar’ a un
familiar… a las víctimas, en fin, que el régimen de Evo está persiguiendo de
novedosa manera: mediante abogados corruptos y jueces perversos que lanzan
juicio tras juicio contra esos inocentes (o culpables) sin mas fin que forzarlos a
agotar sus bienes materiales, sacrificar sus familias y arriesgar su salud mental
tratando de defenderse de tales “juicios”. Esto es: antes metían a los opositores en
jaulas y celdas o los asesinaban en el Ministerio del Interior; hoy se abren juicios de
chiste contra todo aquel que no le cae en gracia a Evo o a sus compinches y se
busca acabar con ellos matándolos de desesperación sin definir nunca su inocencia
o culpabilidad.
Para muestra, un botón. Hoy recibí este mensaje entre mis e-mails. Sin quitar ni
poner rey, lo único que hago es copiarlo.

Mi Padre, Mi Héroe

Hoy, 17 de Diciembre, es cumpleaños de mi paapi, ¡74 años!  Sin embargo, parece
ayer cuando yo de chiquita, hacía todo lo que hacía mi papi tratando de ser igual
que él.  Hoy, ya vieja, aún quiero ser como él.  Mi padre, es mi héroe.  Después de
estos últimos siete años de injusticia, calumnias, y todo el daño que este gobierno le
ha hecho, veo en mi padre esa entereza, veo a ése hombre justo, correcto, lleno de
valores, que ha luchado contra la corrupción y por ello ahora lo acosan
judicialmente. Son siete años que han hecho de todo para condenarlo, pero hagan
lo que hagan, no lo lograrán, pues mi padre es inocente de cualquiera de los
cargos que quieran buscar para condenarlo.  Mi padre es intachable, y lo digo no
porque es mi papi, sino porque así es él.  Hoy en día hay tanta maldad, tanto odio,
tanta corrupción, que es difícil creer que aún haya gente buena, sin deseos de
hacer el mal, que trabaje honestamente. Este gobierno ha hecho de todo para
pisotear su nombre, su trabajo honesto, su carrera impecable.  Pero nada, ni nadie
lo va a quebrar, porque mi padre es inocente.  Su fe en Dios y la Virgencita María lo
mantiene fuerte y firme, su amor por Bolivia y los bolivianos hace que siga luchando
por ellos, su amor por su familia hace que siga siendo el gran ejemplo de padre que
siempre ha sido.  Yo, ya vieja, con muchas más razones quiero ser como mi padre.
Mi padre, José María Bakovic Turigas, MI HÉROE.

                                                                  Katica Bakovic

El Caso Bakovic es ya famoso en Bolivia. Miles de bolivianos han escuchado
detalles sobre estos falsos combates judiciales. El mismo Bakovic ha protestado y
gritado como mejor ha podido reclamando una oportunidad para demostrar su
inocencia.
Como el gato maula con el mísero ratón, las autoridades judiciales juegan con
Bakovic en todo el país, plantando nuevos juicios contra Bakovic en diversos
pueblos y ciudades y forzándolo a gastarse hasta el último billete en un intento de
defenderse. Ninguno de esos ‘juicios’ progresa pero cientos de bellacos maman y
beben gracias a esos abusos.  La idea es dejar en la miseria a Bakovic y su familia
y matarlo de disgustos. Es el nuevo estilo de persecución política ‘importado’ por el
Presidente indio y su régimen.
Es también una ilustración patética sobre las pretendidas ‘elites’ del país a las que
Bakovic pertenece sin duda alguna. Ha sido funcionario de bancos internacionales
durante años y es rico por partida doble, propia y de su esposa. Ha vivido siempre
como terrateniente… Hasta que se le ocurrió volver al país y trabajar en Bolivia.
Tardó meses apenas en enredarse en los conflictos de la politiquería nacional y
acusaciones y contra-acusaciones de todo calibre.
Las ‘elites’, que tanto lo apreciaban antes de su desgracia, le han dado la espalda
olímpicamente y hoy es la fecha en que la plata se le acaba combatiendo él solo
contra una legión de bribones y la vida también porque ya no tiene 20 años.
Nadie ha podido demostrar su culpa sobre nada, pero nadie le permite demostrar
su inocencia: apenas lo acusan de cualquier cosa y Bakovic intenta defenderse,
ese nuevo ‘juicio’ se ‘duerme’,  jueces y abogados maman y se hinchan, y Bakovic
queda con las manos apretando humos de esperanzas muertas.
¿Qué gente puede estar orgullosa de vivir en semejante país?
¿Qué ‘elite’ es capaz de abandonar a uno de los suyos hasta este extremo?
Jacobo saldrá libre porque es judío y Bakovic pierde vida y fortuna porque es
boliviano.
Nunca sabremos si son culpables o inocentes.
Sólo sabemos que podemos vivir en este país sin sufrir de ascos interiores ni otras
macanas; hay futbol, hay cerveza y hay evadas.
¿Qué más se puede pedir?
Todo andará bien hasta que Evo lance a los suyos en otro falso juicio contra usted,
mi apreciado lector. Si así sucede, permítame sugerirle el suicidio. Duele y dura
menos. Pregúnteles a los judíos.  
Su Opinión
Arturo
Sus Libros
Nuevos Textos
12-18-12
Bakovic y el Defensor del Pueblo

Quiero agradecer a mis sacrificados corresponsales por su interés en mi nota sobre
Jacobo Ostreicher y Jose María Bakovic: pocas veces he recibido tantas opiniones
sobre un mismo tema.
Sin embargo, me permito aclarar que mi interés no es el de condenar a Ostreicher
ni defender a Bakovic. Mi interés se centra en la necesidad nacional de dar a CADA
acusado en el país un juicio legal, relativamente corto y conducido por verdaderos
profesionales. Es decir, en alcanzar un mayor nivel de civilización como país y como
pueblo.
Poco ha cambiado en cuanto a la Ley y la Justicia desde 1825.  Nadie se atreve a
desafiar la sabiduría popular que teme a ‘la mujer chilena, el hombre peruano y la
justicia boliviana’ porque la experiencia general del Continente confirma esa
opinión, no la niega. Debe ser ambición de todos, y todos debemos actuar e influir
en lo posible para cambiar esa condena. Sin Ley ni Justicia, nada existe sino la
barbarie, aunque intente disfrazarse.
Entre los mensajes que recibí hay uno que cita una nota de prensa sin citar su
fuente pero que me atrevo a tomar en serio. Nos da una visión más exacta de lo
que sucede a Bakovic bajo el régimen de Evo y es bastante clara. La copio:
----
Expresidente del SNC denuncia “acoso judicial”
lunes, 25 de junio de 2012
La Paz
|
José María Bakovic Turigas, expresidente ejecutivo del Servicio Nacional de
Caminos (SNC), denunció ante el Defensor del Pueblo, Rolando Villena, ser víctima
de una "forma sofisticada de tortura" y de un "implacable acoso judicial" desde que
asumió el poder el presidente Evo Morales, y le pidió que adopte medidas ante una
posible nueva detención en los próximos días.
"No hay finanzas ni físico que resistan esta forma sofisticada de tortura", expresó
Bakovic Turigas en una extensa carta dirigida a Villena en la que recordó que
desde que asumió Morales, el 22 de enero de 2006, ha sido sometido a 45 causas
de "todo tipo de características", bajo "el principio de presunción de culpabilidad",
que lo han obligado a desplazarse por todo el país para no ser declarado en
rebeldía.
"El acoso ha incluido dos detenciones ilegales, una en San Pedro en abril 2006 y
otra en Tarija en agosto 2007, ambas para encubrir adjudicaciones irregulares de
proyectos que, en increíble coincidencia, acabaron en manos de la empresa OAS,
también adjudicataria irregular del proyecto Villa Tunari-San Ignacio de Moxos que
intentaba atravesar el corazón del Tipnis", recordó el exfuncionario, quien se
describe a sí mismo como "el primer preso político del presente régimen".
"El gobierno —agregó— se ha inhibido de ordenar nuevamente mi detención para
encubrir este tercer contrato con OAS, pero ha utilizado una táctica tanto o más
perversa al incrementar la intensidad del acoso judicial".
¿Es el TIPNIS la punta de este ovillo?