Los Piratas Urquizo

Hoy, cuando Nueva York tiembla bajo los embates de Sandy, el Dedo de Dios y
sobrino aterrador de Katrina, recibí una larga nota de un muchacho posiblemente
cochabambino que me ataca porque me quejé contra su abuelo, el dueño del
Premio Guttentag, el mismo que me robó ese premio cuando, joven e inexperto, me
atreví a presentar el manuscrito de “Sombra de Exilio” al concurso que decidió hacer
ganar esa vez a un “Oscuro Sol” porque su autora, formidable y  muy respetable
poeta, daría más ventas a la editorial de marras, un monopolio en cuanto a premios
por ese entonces.
El nieto, ignorante sobre esa industria sin duda alguna, me trata como si fuera yo
una llorona profesional sólo porque vengo repitiendo la misma acusación cada vez
que puedo y desde 1970, año más, año menos, y a pesar de que su abuelo pasó a
mejor vida hace cierto tiempo. Como se ve, no sigo yo la mala costumbre de olvidar
los pecados de los muertos sólo porque cambian de estado.
Lo hago por dos razones: una, porque tengo el manuscrito de marras con las hojas
pegadas tal como lo entregué y me fue devuelto por los organizadores; dos, porque
veo algo de originalidad en mi acusación constante, la que espero repetir cuando
vea a este acusado en el Infierno, sobre lo que no tengo duda alguna… Y, tres,
porque sé que debe estar ardiendo de rabia y espero verlo así dentro de poco,
cuando yo vaya a echarle en cara sus maniobras.
Hay en este caso una cuarta razón: la politiquería barata de quienes (la Banda
Montenegro) han asaltado el mal llamado ministerio de culturas, han logrado ‘matar’
por un tiempo toda la literatura de izquierda boliviana, la que incluye al Chueco
Céspedes y al macanudo Medinacelli por citar sólo dos campeones, y han tratado de
resucitar ese “Oscuro Sol” que no dio mucha luz hace 40 años ni esta iluminando
nuestras letras tampoco hoy, cuando una nueva edición de “Sombra de Exilio” (¿la
séptima, tal vez?) amenaza con aparecer cualquier segundo de estos.
Como sucedió con cuatro de las anteriores (yo no se cuantas se hizo, la verdad)
ésta también será una edición pirata y saldrá contra la oposición de su autor: Bolivia,
país de la Impunidad, no me da instrumento alguno (fuera de esta nota) para impedir
esa publicación. La impediría más que nada porque tampoco esta vez ganaré
centavo alguno… Todo irá a los piratas.
Lo cual me trae al titulo de esta nota que debió limitarse a los Piratas Urquizo.

Mis relaciones con la familia Urquizo son, como sucede con muchos ancianos, de
vieja data. Comenzaron, aunque no estoy muy seguro de ello, con una primera
edición pirata (¿1983?) de “Sombra”, una de tapa blanca y pinta mínima cuyo
nacimiento fue atribuido a los Urquizo en los callejones oscuros del mercado negro
del libro…
Siguieron cuando los visité durante la década de los 90 en la esperanza de lograr un
acuerdo para publicar otro “Sombra” y un “Laberintos de la Libertad” si  lograba
firmar un contrato ‘en serio’… No sabía entonces que para los Urquizo ningún
contrato es ‘en serio’ y firmé ambos con grandes esperanzas: había hallado por fin
un editor boliviano para mis obras, milagro por el que agradecí a Dios asistiendo a
dos novenas en Miraflores.
Como siempre en mi vida de novelista, estas aventuras se debían a mi limitada
liquidez, la que también convertía mis visitas a la patria en viajes relámpago de dos
semanas, a lo más.
Urquizo publicó un “Sombra” de tapa rosada como “cuarta edición 1975 – 1995”, un
dato falso e inexplicable para su autor, que vio una primera edición en 1970, y otro
libro bastante bonito, “Laberintos” cuya tapa hizo el mismo autor en los talleres de
Urquizo en Miraflores.
Sobre ambos, el autor jamás vería centavo alguno.
Incapaz de aprender la lección pero alentado por ideas raras que pasaré luego a
resumir, visité después de 2000 a los Urquizo en su librería del centro y uno de ellos
y yo decidimos publicar “EVO” en dos tomos después de un apretón de manos en mi
hotel. ¿Para qué firmar contratos que nadie va a respetar?, me dije.
Tuve razón: Los Urquizo publicaron un tomo de “EVO”, se olvidaron del otro y andan
vendiendo mis libros como siempre lo han hecho, en los callejones oscuros del
mercado pirata del libro.
¿Por qué continué buscando negocios con estos piratas sin conciencia que jamás
me pagaron un peso? Lo confieso: porque nunca pensé en ganar dinero con mis
libros.
Lo que me interesaba y me interesa es lograr una amplia distribución de mi trabajo
para ser leído por la gente humilde boliviana. Los libros como los hacían los Urquizo
parecían servir un interés superior al dinero al presentar ediciones humildes y
baratas a los lectores que usan el mercado negro del libro. Hacían un ‘servicio a la
patria’ en ese sentido. No muy respetable, si se quiere, pero servicio al fin: la
colección de sus libros incluyen varios que deberían haber visto ediciones de lujo
hace décadas pero que los imprenteros más ricos desprecian justamente por su
retrógrada ‘ideología rosquera’, tan poco plural en esta década gracias a Evo, el
Ignorante.

Los mensajes siguientes cuentan esta historia sin necesidad de mi intervención
directa.

On 7/19/2012 10:45 PM, Gustavo Urquizo Mendoza wrote:

Estimado Don Arturo:

Soy Gustavo Urquizo Mendoza, propietario de la Libreria Editorial G.U.M. (Ex socio
de la libreria Editorial Juventud). Como es de su conocimento, la Editorial Juventud
publico hace mucho tiempo su obra Sombra de Exilio.
Por acuerdo entre los socios, decidimos disolver y repartir la editorial.
Yo funde la razon social que le indique arriba y tengo mucho interes de hacer una
nueva reimpresion de dicha obra: Sombra de Exilio, una vez que tenga su
autorizacion.
Existe interes en colegios, por esta obra, y se podria hacer una reimpresion de 300
ejemplares, lo mas pronto posible, para evitar la pirateria lo imprima y distribuya.
A la espera de sus gratas noticias , saludo a usted atentamente.

Gustavo Urquizo Mendoza.

On 7/21/2012 10:45 PM, Gustavo Urquizo Mendoza wrote:

Señor:
Arturo Von Vacano.

Primeramente agradecerle por aceptar que sea mi Editorial quien se haga cargo de
una nueva reimpresión de su libro SOMBRA DE EXILIO, quinta edición.
Con respecto a su libro EVO..... Quiero indicarle, que existe una equivocación, el
que le edito es Juan Carlos Urquizo, mi hermano, quien quedo en ese tiempo a
cargo de su Librería Editorial Nuestra Juventud S.R.L. y no sabría indicarle mas al
respecto.

Con respecto al porcentaje de los derechos de autor, rogaría enviarme su dirección
o domicilio, para proceder a enviarle un contrato de edición, en el que se indicará el
porcentaje de sus derechos, a su vez se indicará el compromiso de  ambas partes
con relación a la reimpresión de dicha obra. Con respecto al tiraje, cabe indicarle,
que por el momento nuestras reimpresiones varían entre 300 y 500 ejemplares, por
motivo que en nuestro país, no se puede combatir la piratería de ediciones con
precios ínfimos.
Pero si se diera el caso, de agotar la edición en un tiempo prudente, ya teniendo las
placas para reimprimir, procederíamos a hacer un nuevo contrato, para que me
autorice por una nueva reimpresión.

El 24 de julio de 2012 22:35, Arturo von Vacano escribió:

Sr. Urquizo,
Como usted sabe, yo tengo una larga historia con su familia, comenzando por su
padre, que me hizo un par de trampas hace muchos años, como bien dice usted,
siguiendo por su hermano Juan Carlos, que me hizo cosa y media con EVO y, tal
vez, continuando con usted, con lo que la historia se hace muy interesante.
Cualquiera diría que estoy loco por meterme con usted después de semejantes
experiencias, pero la verdad es que nuestro pobre país no ofrece mejores
oportunidades a sus escritores.
A pesar de eso, quiero hacerle una propuesta: usted tendrá los derechos para
hacer otro SOMBRA si se compromete a hacer una edición de 200 ejemplares de
ANULAR antes de 2013.
Yo conozco perfectamente las posibilidades de SOMBRA - con usted, son tres los
interesados en editar el libro - y sé que habrá varias ediciones pirata de ese libro y
de los demás apenas muera yo, evento sobre el que ya se están haciendo
apuestas.... pero quisiera ver esas ediciones en Bolivia antes de morir, jejeje.
¿Qué me dice usted?
Con hombres de negocios como usted no creo que sea necesario que me envíe
contratos ni pamplinas.... Bastará con otro e-mail que confirme sus intenciones.
Le ruego que no se pierda si cambia de idea. Bastarán dos palabras.
On 7/29/2012 10:45 PM, Arturo von Vacano wrote:

¿Publicará usted ANULAR?
Si dice SI, envíe un e-mail para confirmar lo que dice.
Si dice NO, envíe un email para confirmar lo que dice.
Con eso bastará por el momento.
Gracias

El 13 de agosto de 2012 11:03, Arturo von Vacano escribió:

Si no se murió, ¿es que piensa hacerme una maldad con Sombra de Exilio?

On 8/15/12 8:13 PM, Gustavo Urquizo Mendoza wrote:
Señor
Arturo Von Vacano
Estados Unidos.-

Distinguido Señor Von Vacano:

         En primer lugar quiero pedirle disculpas por la demora en contestar sus
mensajes, el motivo fue, que empezó la Feria Internacional del libro, en esta ciudad y
me falto tiempo para hacerle llegar unas líneas. Por otro lado, estaba también a la
espera de su ultima propuesta, que no llego, según lo indicado por usted en su
mensaje del 24 de julio pasado.
          Lamento los antecedentes que usted haya tenido con mi padre y hermano, al
respecto, quiero indicarle que me encuentro trabajando con varios autores que
viven en el exterior, como ser los señores: Herbert Klein, Charles Arnade de Estados
Unidos y la Sra. de Ibarra Grasso de Argentina, sin ningún inconveniente,
firmándome los respectivos contratos de edición.
           Por otro lado, me parece que existe mucha suceptibilidad de parte suya con
respecto a la edición del libro: Sombra de Exilio, motivo por el cual decidí desechar el
proyecto para realizar una nueva edición. Esto en vista a los mensajes recibidos de
fecha 30 de julio y 7 del agosto, dadas las circunstancias, no me permite seguir
adelante en el proyecto de la nueva edición.

Gustavo Urquizo Mendoza
Gerente General
Editorial GUM


On 8/16/2012 8:13 PM, Arturo von Vacano wrote:

Me parece muy bien.
Que no se le ocurra ahora sacar usted mismo esa edición pirata de la que me
hablaba...
Me gustaría una garantía por email de que no hará esa edición.
¿Se atreve a enviarme esa garantía?
En su caso no se trata de susceptibilidad... usted fue parte de Juventud cuando
publicó Sombra de Exilio, Los Laberintos de la Libertad y Evo...
No me diga que es inocente de lo que hizo su padre o de lo que hizo su hermano.
Pero bueno... Si me envía ese email garantizando que no hará otro Sombra de Exilio
pirata se lo agradeceré mucho.
(¿300 ejemplares? Eso quiere decir seis aulas por cincuenta alumnos.... Cree usted
que no sé que Sombra de Exilio es un favorito de las escuelas? Usted haría 3.000
por lo menos....)
 ------------------------------
Tras este mensaje, los Piratas Urquizo desaparecieron entre las neblinas del Internet.
… y esa es la razón por la que espero ver una nueva edición pirata de “Sombra de
Exilio” cualquier día de estos. En, fin, el tiempo lo dirá.


Por lo que sé, que es muy poco, la Banda de Piratas Urquizo es similar a la Mafia
porque es operada por toda la familia, algunos de cuyos miembros serían:  Rafael
Angel Urquizo Mendoza; Gustavo Urquizo Mendoza; Gustavo Adolfo Urquizo
Mendoza; Juan Carlos Urquizo Mendoza y Alvaro Urquizo Mendoza, aunque no
ofrezco garantía alguna sobre la exactitud de estos datos.
Recuerdo al patriarca de esta familia como un anciano disfrazado de compadrito
porteño con una gorra a la pedrada, un cigarrillo pegado al labio inferior y una
mirada de furiosa agresividad muda: dejaba que otros hablaran por él cuando lo
visité en su librería.
Recuerdo dos damas silenciosas en la oficina que manejan en la Plaza Murillo, en
una casa que debió haberse derrumbado ya en 1927. Recuerdo en fin, los talleres
de la Calle Puerto Rico #1135 (numero falso, para engañar a los policías que jamás
pasaron por allí) y que me parecen la solución ideal para el problema del libro
boliviano: dan trabajo a obreros de sangre y hueso en lugar de máquinas y
producen libros baratos pero muy legibles a precios casi honestos. Deberían
organizar un paseo turístico por ese taller para visitantes gringos.
Alguna vez dije que se necesita ser idiota para inventar novelas en Bolivia, donde se
puede hallar una gran novela en cada esquina, cosa que esta historia mal hilvanada
viene a demostrar, creo yo. Sólo el patriarca Urquizo y sus aventuras merecen ya
sus buenas cien páginas. Pero no: en el único país increíble del mundo se les da por
inventar ciencia ficción triste y policiales tipo cloaca.
En fin, yo aquí, humilde como siempre, preparándome ya para saludar a mi
Creador….
Su Opinión
Arturo
Sus Libros
Nuevos Textos
11-3-2012
SIGUE