Esta foto, tomada a medianoche durante la agonía de Arturo,
muestra claramente la cara del demonio que por fin se lo llevó…
enojado porque Arturo pudo tomarla.
Un poco de atención permite hallar y fijar la cara del ángel maldito.