Plaza Abaroa, escena de mi infancia.